Las gimnospermas son plantas vasculares con semilla en las que los óvulos o semillas no están encerradas en un ovario. La palabra "gimnospermas" proviene del griego gymnospermos y su significando es "semillas desnudas". Por eso producen falsos frutos que las protegen.

En las formas más evolucionadas las flores femeninas (megasporangios) son muy reducidas, y están soldados por brácteas ovulíferas (escamas seminíferas) en los conos o estróbilos de las piñas.

Hay alrededor de 1.000 especies de gimnospermas. El mayor grupo de las gimnospermas vivientes son las coníferas (pinos, cipreses y familiares) y el más pequeño es el ginkgo, con una sola especie que se encuentran en China.